La Voz del Sur


La Voz del Sur

Abre en Jerez un templo al lúpulo, la ‘craft beer’ como vacuna contra la pandemia.

Alberto Cala inicia una nueva aventura profesional en plena crisis del coronavirus, vendiendo cervezas artesanas en un local del centro: “En Reino Unido el ‘crafting’ esta más popularizado, en los pub hay grifos de todo tipo”

##

Hace unos meses, a Alberto Cala Rodríguez no se le pasó por la cabeza que una pandemia global viniera a frustrar la apertura de su nuevo negocio. “Menos mal que no he cogido el local en una gran superficie”, dice a lavozdelsur.es en su recién estrenada tienda. Se refiere a las fases de desecalada y las limitaciones impuestas a la venta al público en grandes almacenes. Afortunadamente su local, ubicado en la calle San Cayetano, entre calle Zaragoza y calle Santo Domingo del centro de Jerez, es un (pequeño) templo de la cerveza artesana. “Con lo del nombre ha venido gente diciendo que una bodega no es”, bromea. La bodega del lúpulo es simplemente el refugio para todos aquellos que quieran disfrutar de una buena craft beer. Por supuesto, en casa.

“Ahora con esto del confinamiento, es verdad que la gente puede que compre más cosas para tomar en casa”, dice sobre su propio establecimiento y el consumo de las cervezas artesanas, que era “más frecuente” en cervecerías. Tal vez sea un efecto colateral. Lo que sí tiene este joven jerezano de 31 años es que cada vez el fenómeno de la cerveza artesana tiene más cabida en nuestro entorno. “En Reino Unido el crafting está más popularizado, en los pub hay grifos de cerveza de todo tipo”, explica.

Tras haber fundado Camachuelo Sherry Bar, que hoy llevan sus padres, estuvo algo más de un año viviendo en Edimburgo, donde comprobó de primera mano la nueva revolución del lúpulo. Sin embargo, aunque la IPA (Indian Pale Ale) sea la que ha causado la mayor sensación en los últimos años, no todas llevan lúpulo. “Esta es una cerveza hecha sin lúpulo, como las primeras cervezas que se hicieron en la historia”, cuenta enseñando una botella que tiene ilustrada unas pinturas prehistóricas.

Alberto sirve una cerveza artesana en su recién estrenada Bodeguita del Lúpulo. FOTO: MANU GARCÍA.

La mayor parte del catálogo de cervezas artesanas que tiene en el local son de Cataluña, “donde está más extendido el fenómeno del crafting”. Sin embargo, podemos encontrar birras tanto de Cantabria, como Dougall’s, del País Vasco como Basqueland, de Aragón como Cierzo o de Andalucía. Entre estas últimas tienen, por ejemplo, Destraperlo de Jerez, Volaera de El Puerto y Cerveza DosMares, la cerveza artesana del Estrecho, hecha en Algeciras.

Durante la entrevista, una mujer abre la puerta de la tienda y le espeta a Alberto: “Mi marido se llevó el otro día unas cuantas y nos han gustado muchísimo”. El emprendedor se lo agradece y hace de soumiller cervecero: “Me alegro mucho. Aquí tienes algunas más fuertes y otras más flojas, todas estas son IPA”, le responde. Se despiden y el propietario de la Bodeguita del Lúpulo le invita a volver: “Esta es tu casa”.

Alberto tenía previsto abrir el primero de abril y lo ha hecho el pasado fin de semana. En tan solo unos días ya ha causado la curiosidad de los vecinos. “Esto es lo que busco, un punto de reunión de los cerveceros de la zona y que la gente conozca lo que hay detrás de las cervezas artesanas“, comenta. Entre esas tareas de divulgación cervecera, está la posibilidad de organizar presentaciones y catas cuando la normativa y la seguridad sanitaria lo permita. Unos encuentros que serán básicos para extender una craft beer que al principio, ya que son sabores “a los que la gente no están acostumbrados”.

“Siempre recomiendo empezar con cervezas rubias, como una blonde ale o en todo caso una pale ale, son ligeras aunque tengan cierto cuerpo”, explica sobre ambas cervezas de fermentación alta. La idea para iniciarse son cervezas en los que predomine “lo maltoso” y no tanto el amargor de algunos ciertos de tipo de lúpulo. Cervezas hay para todos los paladares

“A mí me gustan mucho ahora las **sour ale _pero son cervezas para otro tipo de gustos, para quienes ya han tomado cerveza artesana”, cuenta mientras sirve dos tipos: una con tonos ácidos y tropicales, y otra negra, con notas de cacao y café, muy indicada para la media tarde. “La clave está en servirla uno mismo, e ir viendo todos los matices, desde el olor al color”, explica mientras eleva la copa. Lo demás ya se sabe: degustar y disfrutarla, a ser posible en buena compañía. Para ello y para el que no se quiera mover de casa, Alberto también tiene ya una solución: el **servicio a domicilio que muy pronto pondrá en marcha a través de su página web y que ya realiza por redes sociales, por teléfono y WhatsApp. Todo sea para que se pueda disfrutar de la _craft beer incluso en los tiempos más complicados.

Fuente: La Voz del Sur

https://www.lavozdelsur.es/abre-en-jerez-un-templo-al-lupulo-la-craft-beer-como-vacuna-contra-la-pandemia/